martes, 25 de julio de 2017

Sólo los ángeles tienen alas - La aventura de volar


1933. Howard Hawks se encuentra en México preparando la producción de 'Viva Villa', una película  de la que fue despedido por no testificar sobre un incidente cometido por el actor  Lee Tracy. Mientras estaba en tierras mexicanas, descubre una pequeña ciudad junto con un aeropuerto. Allí los pilotos trabajan para una compañía de correo aéreo. Su único objetivo es asegurar las entregas y disfrutar de cada momento sin importar el riesgo. Conocido por su carácter aventurero, Hawks pensó en trasladar la historia de estos hombres a la gran pantalla y escribió un primer guión llamado 'Pilot Number Four'. Los estudios donde presentó Hawks este guión dieron su negativa a producirlo. Así que entró en contacto con Jules Furthman para que enriqueciera y diera una forma más atractivo a su guión. Aún así hasta años después no pudo llevar a cabo este proyecto, dirigiendo películas como 'La fiera de mi niña', en la cual ya tuvo una primera toma de contacto con la futura estrella de ese proyecto: Cary Grant.

 

'Sólo los ángeles tienen alas' se realizó en 1939 (como comenté en la crítica de 'Amarga victoria', un año extraordinario para el cine. Es la película sobre aviación y aventuras por excelencia con drama, fatalismo, suspense e incluso romance y provista de secuencias realistas de acción además de actores de nivel en las interpretaciones principales. La película abarca temas como la camaradería masculina, la lealtad, la profesionalidad, el coraje y el deber frente a los peligros que deben afrontar bajo un valiente código de los pilotos. Ellos son un grupo de aviadores que residen en un lugar imaginario de América del Sur, recóndito y montañoso. Allí montan su compañía aérea Dutchy (Sig Ruman) y Geoff Carter (Cary Grant), la cual administra el correo y en ocasiones ponen sus aviones y pilotos al servicio de cualquier emergencia que pueda pasar. Todo su mundo gira alrededor de esos aviones y el bar, que es como si fuera su sede social donde todo el mundo sabe tu nombre. Son hombres dedicados a un trabajo muy particular en el que está muy comprometidos a pesar de fricciones personales. A este particular lugar llega Bonnie (Jean Arthur), la cual no parece comprender los extraños comportamientos de estos pilotos cuando afrontan la muerte o esta se produce.



Harry Cohn buscaba un proyecto para juntar a Cary Grant y Jean Arthur y lo encontró en este proyecto de Howard Hawks. Entre Bonnie y Geoff se establece un fricción basada en estructuras de la screwball y la comedia romántica pero se adapta más una situación más seria. Howard Hawks mantiene un fino equilibro entre la comedia y el drama, encontrando esa balanza en la representación tan convincente de como esas personas realmente viven su vidas. Vemos las exigencias de su trabajo, que le exige un compromismo y una adaptación a las circunstancias. Aunque Grant y Arthur parecen glamurosos, lo son de maneras diferentes. Ella transmite confianza y cierta elegancia, lo cual la separa del resto de los personajes masculinos. Es una mujer fuerte pero también persigue un desesperado sueño romántico. La otra mujer que interviene es una jovencísima Rita Hayworth con apenas 21 años que da vida  a la mujer de uno de los pilotos contratados, a quien encarna una estrella del cine mudo como Richard Barthelmess, el cual ofrece una actuación muy contenida. En su presentación, Hayworth ofrece una entrada sensual y llena la pantalla, además de encadilar las miradas de los personajes masculinos.

Grant ofreció una interpretación bien diferente a otras anteriores de su filmografía (salvo la irregular 'La última avanzada' en 1935) y ese mismo año también estrenaba otra película de aventuras: 'Gunga Din'. Pero fue 'Sólo los ángeles tiene alas' la que le propició realizar en años siguientes películas como 'Sospecha' y 'Encadenados'. Cary Grant era una estrella con todas las letras. Llamaba la atención como pocos y su presencia en pantalla era notable, a pesar de ese particular vestuario que lleva en la película. Viniendo de un terreno como la comedia, donde Grant era más propenso a la gesticulación cómica, resulta sorprendente ver todas esas capas de emoción que transmiste con sólo unas pocas miradas. Su Geoff Carter es encantador, de difícil acceso pero con corazón blando en el fondo.



Hawks saca partido de todo esto ya que estamos absorbidos de principio a fin de la vida y muerte de estas personas.  Además saber manejar todos esos sellos que marcan su filmografía: La camaradería entre hombres, el diálogo rápido, mujeres duras ... personajes que se agrietan, que expresan emociones y que bromean el uno con el otro de manera de como habla la gente realmente. Es una película en la que sientes que actores y director están completamente a gusto. Su tono, actitud, cinismo, mezcla de romance, etc son prácticamente los mismos mimbres que hicieron popular a 'Casablanca' tres años después. La versatilidad de Hawks en recoger todas esas emociones está muy presente. Cuando la niebla amenaza el aterrizaje de un piloto, Hawks se centra en mostrar en primer plano el rostro de esa gente preocupada que le espera en la pista, dejando que el motor del avión sea la banda sonora que haga la mayor parte del trabajo narrativo. O la escena fúnebre cuando Grant dice simplemente "¿Quién es Joe"?, un ejemplo de la habilidad de Hawks en manejar enseguida cambios de humor. Y más aún, en el lecho de muerte de uno de los personajes se maneja con una delicadeza que no esperarías de un director conocido por hacer películas sobre (supuestamente) una robusta masculinidad.

Además Hawks dota a 'Sólo los ángeles tienen alas' un punto de vista estructural y casi teatral a toda la función, donde los personajes y emociones rebotan de lado a lado en un espacio tan minúsculo y lo mezcla con imágenes reales en vuelo con otras de maquetas o dentro de estudio, que consiguen aumentar los momentos de tensión. Esas imágenes aéreas son de las mejores vistas en una película de aquellos años por la autenticidad que tienen y de situaciones de riesgo rodadas por pilotos expertos. Y Hawks contribuye con su experencia como piloto en mejorar detalletes como los efectos sonoros. De hecho, 'Sólo los ángeles tienen alas' fue nominada al Oscar a la Mejor Fotografía y el Oscar a los Mejores Efectos Especiales.

'Sólo los ángeles tienen alas', finalmente, es quizás una de las películas menos conocidas de Hawks. Pero reúne muchos mimbres que la configuran como una de las más destacables dentro de la filmografía de Howard Hawks: Interpretaciones a la altura, dirección bien perfilada, sorprendente de manera visual... es una aventura de altos vuelos.


Trailer de 'Sólo los ángeles tienen alas'

2 comentarios:

  1. Gran texto el que dedicas a esta "infravaloradíssima" cinta, soy nuevo por aquí, pero me pasaré más a menudo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Críticas a la carta: Las uvas de la ira - La tristeza del sueño americano

1929. Se produce el Crac , la más devastadora caída del mercado de valores en Estados Unidos. Su alcance fue global y de larga duración d...